How to Become a Data Scientist

Escrito por mcarrascoruiz 11-03-2018 en Blog. Comentarios (0)

  

Hola, mi nombre es Manuel Carrasco, como el cantante, pero con una voz más bonita. Estoy aquí para contar a todo aquel que le pueda interesar cómo, por qué, cuándo, y dónde decidí emprender esta aventura de reorientar mi carrera profesional y pasar de ser un comercial de banca a un Data Scientist


Allá vamos!

Después de licenciarme en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, tuve la oportunidad de incorporarme en una caja de ahorros como comercial. De esto hace ya casi 12 años. Durante todo este tiempo he tenido la oportunidad de aprovechar muchas oportunidades para seguir formándome en áreas de gestión de empresas y finanzas en general. Un MBA por la Universidad Internacional de La Rioja, la certificación European Investment Practitioner (EFPA) y algunos otros títulos de menor carisma profesional avalan esto que digo. 

Después de pasar por diversos puestos y oficinas, y tras más de 8 años de dedicación, la caja de ahorros se despeñó por el monte del fracaso y le tocó ser salvada por un banco de mayores proporciones, en el cual actualmente desempeño la labor de gestor de banca personal. 

Francamente, me gusta lo que hago, creo que me desenvuelvo con soltura y los resultados que he ido obteniendo a lo largo de mi andadura bancaria pueden ser un buen escaparate para demostrar lo que digo.

Y entonces, si he estado casi toda mi vida laboral trabajando en algo que me gusta, para lo que me he formado y que, además, parece que se me da bien, ¿por qué hago este blog? Pues lo hago para contar, casi a tiempo real (siempre y cuando me lo permita mi carga laboral, de estudio y, sobre todo, mi pequeña de dos años, que es, sin duda, el mayor de los motivos de todo lo que hago), qué me ha llevado a intentar dirigir mi futuro laboral hacia el mundo de los datos, intentando ayudar a aquel que lea estos Posts a sacar conclusiones acerca de sus posibilidades en este sector.

Hace unos años que vemos cómo el sector de la banca se está reformando, convirtiéndose a lo digital y adelgazando la cuota de personal en oficinas:

bitmoji503975437.png     Evolución de oficinas bancarias en España

Esto anduvo quitándome el sueño y pensando en que, igual que le ha pasado a muchos compañeros que se han quedado por el camino, en un futuro más o menos próximo podría acabar engrosando las listas del paro. Era hora de poner la maquinaria cerebral a trabajar y pensar, estudiar y deducir cuáles eran las opciones más viables para evitar esa posible situación desagradable.

Lo primero que hice fue intentar posicionarme y ver dónde podía llegar y qué podría conseguir en función de si elegía una cosa u otra. Me planteé la posibilidad de certificarme en aquello que la banca comercial reclama, barajando distintos títulos y postgrados que podrían complementar los conocimientos que ya tengo y darme más habilidades, pero esto podría haber sido una solución a corto plazo, puesto que si la tendencia en la banca comercial sigue como hasta ahora, quizá no hubiera conseguido frenar una posible situación de desempleo... Hablé con buenos amigos posicionados en puestos de RRHH para que me dieran feedback acerca de algo que siempre me ha llamado la atención, informándome así de algunos buenos máster que quizá me hubieran abierto algunas puertas, pero creí (quizá equivocadamente) que, al igual que pasa con la banca, muchas plataformas empiezan a hacer gran parte de la labor de los responsables de recursos humanos (os suena LinkedIn?), por lo que también decliné esta opción. Después me puse romántico conmigo mismo y me llegué a plantear la posibilidad de estudiar aquella carrera que siempre me llamó la atención, pero a la que nunca encontré hueco en mis cábalas de obtener un futuro rentable y sostenible. De todo lo que había pensado ya solo me quedaba la opción de investigar en qué apartado de las nuevas tecnologías podría encajar con mi perfil, eminentemente comercial, pero con altas dosis de inquietud por casi cualquier cosa que esté a mi alcance (exceptuando lo escatológico o lo macabro, lo cual nunca me ha llamado la atención).

Después de dar muchas vueltas y hablar con mucha gente, fui acotando posibilidades y centrando mi objetivo en formarme en algo en lo que supiera que la dificultad fuese una barrera de entrada para posibles competidores por un puesto de trabajo, estuviera relacionado con la informática y donde todo lo que llevo andado profesionalmente no cayera en saco roto. Así, me encontré con el mundo de los datos. Vi que, programando (dificultad número 1) y utilizando modelos estadísticos, existían profesionales que sacaban conclusiones increíbles ante situaciones para las que las empresas demandaban soluciones. Hablando con amigos en el sector y evaluando las distintas escuelas que ofertaban programas para este tipo de materias, me encontré con KSchool. Se trata de una escuela donde lo práctico prima sobre lo teórico y donde los docentes son refutados profesionales en el mundo del análisis y tratamiento de los datos. Comprobé que, como he dicho antes, el haber estado muchos años en una profesión como la mía me podría dar un conocimiento funcional del negocio que podría servirme para algo. Esto lo explicó muy bien Drew Conway, quien, a través del siguiente diagrama de Venn, determinó cuáles eran las principales disciplinas que deberían confluir para ser Data Scientist:

  

De este modo, me di cuenta de que quizá podría aprovechar esta experiencia, así que me decidí a embarcarme en esta historia que es el estudiar sobre Data Science.

Llevo ya desde septiembre peleándome con R, Python, la estadística, el trabajo fin de máster y, sobre todo, con el tiempo, ese que no encuentro (dificultad número 2) para poder avanzar al ritmo que me gustaría, pero eso lo iré contando en las próximas entradas, para poder ir digiriendo poco a poco mis vivencias, los problemas que me voy encontrando, las alegrías que me voy llevando y, por encima de todo, para ver si consigo llegar a ser un Data Scientist. 

Espero que os resulte interesante.

Hasta pronto!